IMG 2435Los cánones estéticos de expresiones congeladas y casi grotescas que se impusieron desde los Estados Unidos han quedado totalmente desfasados, en la actualidad se buscan unos rostros que abogan, ante todo, por la naturalidad, con una expresión relajada y un efecto luminoso.

Bajo estas indicaciones encontramos el efecto “inmediato” que nos ofrece la Toxina Botulínica permitiéndonos tratar esas antiestéticas arruguitas que se producen en el tercio superior de la cara, el entrecejo y las temidas patas de gallo, en los ojos.
Las diferencia entre todas las Toxinas son escasas.
Es un tratamiento que no se inyecta la toxina, sino la proteína purificada, que disminuye de manera eficaz la secreción de Acetilcolina, una sustancia que interviene en la contracción muscular aportando una expresión relajada y serena, en tres días el ceño fruncido comienza a desaparecer y las patas de gallo se atenúan.

Ya se sabe que hoy en día, la función de la Medicina Estética es la de ser un aliado frente a la edad y que lo mejor que se puede hacer en época de crisis, es poner “al mal tiempo buena cara”!!.  

Tratamiento Toxina Tipo "A" Botulínica

Imagen14  Imagen15